martes, 3 de septiembre de 2013

Se espera la visita de más de 12,000 turistas a la ciudad de Huancayo por fiesta de Virgen de Cocharcas

Más de 12,000 turistas peruanos y extranjeros espera recibir la ciudad de Huancayo durante los siete días en que se desarrollarán las celebraciones en honor a la Virgen de Cocharcas, considerada la patrona del valle del Mantaro, y cuyas actividades se iniciaron ayer domingo, se informó.

El director regional de Comercio Exterior y Turismo de Junín, Alex Rojas Castillo, manifestó que durante estos días de celebración la seguridad estará garantizada y que se han dispuesto más hospedajes para que los visitantes disfruten la fiesta religiosa y cultural.


A partir de las 07:00 horas del domingo, los devotos se movilizaron en una gran procesión desde la catedral de Huancayo hasta el santuario de la Virgen, presidida por las autoridades huancaínas.

En los próximos siete días, los peregrinos disfrutarán de las novenas y misas; además de las ferias, donde podrán degustar los platos típicos de la región como el chicharrón dorado, el cuy chactado o la trucha y la rana frita, acompañados del anisado o mate y el dulce de manzaniche o la mazamorra de calabaza.

El 8 de setiembre es el día central y se iniciará con la procesión de la imagen sobre alfombras de flores, la escenificación de la aparición de la Virgen en la gruta de Cocharcas y la interpretación de su himno por más de 30 bandas y orquestas en la plaza principal.

También se contará con la participación de los danzantes del Apu Inca, Negritos de Garibaldi, Shapish de Chupaca y la chonguinada con sus Chutos y Huatrilas.

La celebración es organizada y conducida por los llamados “priostes”, denominados mayor y menor, y que tienen el encargo de atender y agasajar a los devotos que acompañan a la venerada imagen, de tan sólo 25 centímetros de altura, pero enorme en su poder de convocatoria.

En el santuario, levantado en el mismo lugar en el que según la leyenda se apareció la Virgen de Cocharcas en Sapallanga, se aprecia delante de ella un mirador desde el cual se puede divisar el valle del Mantaro en todo su esplendor; al costado se observa la plazoleta que lleva el mismo nombre de la iglesia.

La costumbre es que los pobladores beben el agua de un manantial  al pie de la capilla y se la llevan en depósitos, ya que es considerada bendita y  milagrosa. Lo mismo ocurre en Orcotuna, donde según la tradición la Virgen se la apareció a doña Rosa Chumirrosa.

La festividad se lleva a cabo en simultáneo en los distritos de Sapallanga, Apata y Orcotuna.

Según las fuentes históricas, las tres festividades tienen un mismo origen, en la localidad de Cocharcas, en la provincia de Chincheros, cuando la imagen fue llevada en peregrinación de Copacabana, en Bolivia, por Sebastián Quimichu, hace varios siglos.

Más tarde arribó a Cocharchas, siguió  hacia el centro y así llegó al valle del Mantaro, donde finalmente se estableció el culto.

Fuente: Agencia Andina

No hay comentarios:

Publicar un comentario